28 semanas y media

Querida G,
Que eres simpática, pizpireta y has decidido que dormir por la noche es una pérdida de tiempo, que levantas las cejas perpleja cuando observad algo nuevo, que tienes los ojos a veces grises a veces azules y no entendemos de quien los has heredado, que has descubierto la comida y te lanzas sobre ella con un entusiasmo que a tu padre y a mi nos enamora y que demuestras el apetito de un cachorro de cocodrilo, hoy cumples seis meses y medio. Ya se, piccola mía, que la fecha destacada para enviarte tu primera carta era a tu medio año de vida, pero tu estabas demasiado enferma con bronquitis y yo demasiado inexperta como para no pasarme los días pegada a ti sin pensar a otra cosa que no fuese tu bienestar. Además, vida mía, más vale que aprendas pronto que tu mamá es muy caótica y eso de las fechas establecidas no le va mucho. Desde qué vi tu cuerpecito azul nada más sacarte de mi, me has cambiado la vida, la cabeza, el corazón y todo mi ser. la persona que era antes de verte ya no existe y a veces todas estas nuevas sensaciones me abruman tanto que la busco para ver si sigue ahí pero no encuentro la vieja yo.
Te quiero con una fuerza que no pensaba ni siquiera pudiese existir. Por ti me siento capaz de levantar montañas, tu felicidad es lo único que me quita el sueño junto a los gritos de alegría que pegas en la oscuridad de la noche mientras intentamos descansar. Tengo una cicatriz que me atraviesa el vientre porque decidiste que querías venir al mundo posando primero los pies y no hubo manera de convencerte a que te dieses la vuelta y pusieses la cabeza donde se suponía que debías. Cuando la miro veo una gran sonrisa dibujada en mi panza, que celebra la felicidad de que estés aquí.
Cada día te observo crecer y el amor por ti aumenta un poco más, me desborda. Amo observarte sin que me veas mientras vas marcha atrás por el suelo y me imagino como será todo cuando descubras como se hace para ir adelante y no habrá quien te pare, adoro la sensación de tu mano sobre la mía cuando descansas y cuando duermes lejos de mi cuerpo te busco porque eres una parte de mi y físicamente se me hace raro tu lejanía aunque sea de centímetros.
Deseo para ti que seas feliz cada día y cada minuto, espero ser capaz de darte raíces para que te sientas segura y alas para que vueles alto y lejos si quieres aunque me da un poco de pena tan solo pensarlo.
Acuérdate siempre que eres hermosa, única y especial y que pase lo que pase aquí estaremos para celebrar tus alegrías y cobijarte en los momentos duros.
Buen cumplemes (y medio) amore mio
La tua Mamma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s